Skip to main content

Protección solar para mantener una piel saludable

Protección solar para mantener una piel saludable

Así vayamos a la playa o salgamos a correr, la mayoría de nosotros sabe que tenemos que llevar un protector solar con FPS alto y aplicarlo (¡y reaplicarlo!) generosamente. Sin embargo, por desgracia, el sol puede dañarnos con exposiciones diarias mucho más breves, aunque solo estemos afuera por 20 minutos, o si salimos a manejar en un día soleado.

La protección solar diaria es esencial para prevenir el daño relacionado con los rayos UV (también conocido como signos de envejecimiento) y el cáncer de piel. Los investigadores de NEUTROGENA® concluyeron que hay que prestar atención a dos áreas específicas en relación con la protección solar.

En primer lugar, algunas decisiones relacionadas con el estilo de vida, como cubrirse con ropa o un sombrero, buscar la sombra y evitar el sol cuando es muy intenso (a menudo entre las 10 am y las 4 pm) podrían parecer prácticas obvias, pero son infalibles y fáciles de hacer. Vale la pena adoptar el hábito de evitar los rayos perjudiciales del sol usando vestimenta adecuada.

En segundo lugar, desde ya, están los productos de protección solar con FPS —o factor de protección solar— de al menos 15, y preferiblemente mayor. La Academia Estadounidense de Dermatología recomienda un FPS mínimo de 30.

Protección solar para mantener una piel saludable

El FPS se refiere a la cantidad de tiempo que una persona puede pasar al sol sin quemarse. Así, un FPS de 30 te permite estar al sol un tiempo 30 veces más largo que el que podrías pasar al sol sin protector. Los expertos dicen que todo el mundo tendría que usar protector solar a diario y volver a aplicarlo cada dos horas, aunque no sea un día soleado.

Es muy importante que tu protector solar tenga un FPS de 15 o mayor y que sea de amplio espectro. Eso significa que te protege contra los rayos UVA y UVB, que es lo mínimo necesario para que el producto pueda protegerte del cáncer de piel y del envejecimiento de la piel.

En general, a mayor número de FPS, mejor, porque la mayoría de los consumidores no aplican la cantidad de producto necesaria para lograr el factor de protección especificado en el envase.

Como medida de protección final, tratá de sumar un hidratante con antioxidantes por la noche, que ayuda a que tu piel se reponga del daño del sol.

Los científicos de NEUTROGENA® descubrieron que, cuando la piel está expuesta a los rayos UV o a la contaminación, se crean sobre su superficie radicales libres, que pueden causar inflamación o daño. Los antioxidantes te ayudan a combatir esos radicales libres antes de que puedan perjudicar tu piel. Por esa razón, los antioxidantes complementan tu FPS, trabajando a diario para garantizar que el daño y el envejecimiento sean cosa del pasado.

Siempre que utilice un producto de protección solar, lea atentamente el rótulo y utilice de acuerdo a lo indicado.

Cómo aplicar y reaplicar protector solar

Cómo aplicar y reaplicar protector solar

Encuentra el mejor hidratante para tu tipo de piel

Encuentra el mejor hidratante para tu tipo de piel