¿CÓMO EVOLUCIONARON LOS LIMPIADORES?

 

Hoy en día, el hecho de que existan opciones prácticamente ilimitadas significa que hay una limpiadora perfecta (o casi perfecta) para la piel de cada persona. La clave consiste en encontrar la mejor limpiadora para su particular tipo de piel. Siempre consultá a tu dermatólogo acerca de cuál es la mejor opción para el tipo de piel. Algunos principios que te ayudarán a elegir.

 

El Jabón, Antes y Ahora

 

Aquí te contamos.
 Los antiguos egipcios combinaban aceites animales y vegetales con sales alcalinas para crear limpiadores que usaban tanto para tratar enfermedades cutáneas como para su aseo personal. Hasta el siglo veinte, esa técnica antigua permaneció como la base para fabricar jabón.  Puesto que el pH de la piel es alrededor de 5, en algunos casos estos jabones de alto pH irritaban la piel, problema que se resolvió con los adelantos actuales.

 

Actualmente, los fabricantes han aprendido a superar esos problemas.  Casi todos los productos limpiadores de ahora contienen fragancia así como ingredientes promotores de espuma, la cual facilita la distribución del producto sobre la piel, y muchos contienen ingredientes que ayudan a remover los depósitos minerales que pueden originar la formación de una película de jabón en la piel, en el cabello o en la bañadera.  Con estos adelantos, se logra una sensación de mayor limpieza de la piel y un cabello más brillante y fácil de manejar.

 

Los Jabones de Glicerina

 

Los jabones de glicerina combinan usualmente aceites vegetales tradicionales (como el aceite de coco o tallow) con glicerina y emolientes para crear un producto limpiador suave que difícilmente irrita algún tipo de piel. Otra gran ventaja de los jabones de glicerina es su facilidad de enjuague—no dejan residuos sobre la piel.

 

Limpiadores de Uso Múltiple

 

Los limpiadores en barra se pueden distinguir, además, por sus “ingredientes activos” específicos.  Los jabones desodorantes, por ejemplo, con un ingrediente antibacteriano añadido (como el triclosan o triclocarburo), el cual sirve para  eliminar las bacterias que producen el mal olor. Algunos jabones para la piel propensa al acné contienen estos mismos ingredientes para reducir las bacterias asociadas con el acné, así como ingredientes astringentes para disminuir la oleosidad. Los jabones de avena contienen avena pura para exfoliar la piel grasa propensa al acné, o avena coloidal para aliviar e hidratar la piel seca. Las llamadas barras de belleza son muchas veces limpiadoras con enorme contenido de grasa, lo que significa que contienen menos detergente y más aceites hidratantes que otros productos, y su pH puede ser más neutro. Es poco probable que los productos para piel sensible contengan mucha fragancia (en virtud de que la fragancia es un sensibilizador común) pero pueden incluir ingredientes como extracto de manzanilla y alantoína, considerados como calmantes de la piel.

 

Debido a que el cuidado de la piel debe cambiar de acuerdo con las estaciones, muchas veces es recomendable cambiar ocasionalmente de limpiadores. Por ejemplo, las mujeres cuya piel se pone seca y más sensible en el invierno, tal vez quieran cambiar a un jabón para piel sensible durante los meses más fríos.

 

Productos Limpiadores Líquidos
 

Actualmente se está haciendo énfasis en un cambio de forma – más que de fórmula - de los limpiadores, de sólidos a líquidos.  Para lograrlo, frecuentemente se emplean detergentes diferentes.  Los detergentes de los limpiadores líquidos no necesariamente son más o menos suaves que aquellos de los jabones en barra, sólo son diferentes.
Entonces, la mayor ventaja de los productos limpiadores líquidos podría simplemente ser la facilidad de aplicación. La misma ventaja se aplica a los líquidos en forma de gel, las leches limpiadoras, jabones líquidos para el baño y otros limpiadores líquidos.

 

Los exfoliadores faciales son un tipo de cruce entre jabón en barra y limpiador líquido. Contienen algunos ingredientes sólidos abrasivos (tales como avena, piedra pómez molida u otras partículas minúsculas) que ayudan a exfoliar las células muertas de la piel en una base de limpiador líquido.

 

Tónicos, Astringentes y Clarificadores

 

Como ya se mencionó, los jabones tradicionales dejan una película en la piel y en el cabello, la cual puede opacar su apariencia y favorecer el desarrollo de grasa.  Muchas cremas removedoras de maquillaje, especialmente aquéllas que contienen aceite para quitar el rímel a prueba de agua, pueden dejar una película similar en el rostro.  Esa es una de las razones  por las cuales se desarrollaron originalmente los tónicos; el alcohol de los tónicos tradicionales corta el aceite de los removedores de maquillaje, dejando el cutis limpio al enjuagar.

 

Los tónicos pueden producir una sensación temporal de estiramiento, que muchas personas interpretan como capacidad para reducir el tamaño de los poros.  La verdad es que ningún producto vendido sin receta puede reducir el tamaño de los poros ni tampoco “cerrarlos” o “abrirlos” permanentemente.

 

 

El Secreto de Limpieza Mejor Guardado: Cuidado Suave y Delicado

 

Independientemente de la limpiadora que usted elija, los médicos insisten en un principio importante: “Sea moderada”. La limpieza excesiva, frotarse demasiado la piel, y usar limpiadores demasiado agresivos, son los errores más comunes.  La limpieza agresiva puede producir enrojecimiento, dolor e irritación de la piel e incluso puede agravar problemas como el de piel seca o con acné.
¿El mejor método?  Mójese la piel con agua tibia—no demasiado caliente—y aplíquese una limpiadora delicadamente con las yemas de los dedos, una toallita de rostro o—si se trata del cuerpo—una esponja de malla.  Enjuáguese con agua tibia.  Tal vez sienta la piel tensa por unos minutos después de la limpieza, pero si esa sensación dura más de 15 minutos, querrá decir que su limpiadora es demasiado fuerte y que deberá cambiarse a un producto super-concentrado de grasa o a uno formulado para piel sensible.

 

El baño es verdaderamente uno de los placeres sencillos de la vida, y las múltiples opciones que se nos presentan actualmente deberían facilitar nuestras vidas, no complicarlas. Encuentre su producto favorito, luego abra la llave de agua de la bañadera, disfrute de las burbujas y de la fragancia, y sobretodo, relájese.